jueves, 2 de julio de 2020

IMM #80

In My Mailbox es un tipo de post que consiste en exponer los libros que has recibido cada cierto tiempo (en una semana, un mes...) y fue creado por los blogs Pop Culture Junkie y The Story Siren.

¿Que cuáles fueron mis adquisiciones de junio? Estas fueron:


  • Balada de pájaros cantores y serpientes de Suzanne Collins: la verdad es que me está sorprendiendo gratamente. No me gustan los "libros comerciales", esos que se publican aprovechando el tirón de fama, pero en este caso, Suzanne Collins narra una historia atrayente, tal vez prescindible pero está muy bien para aquellos que se quedaron con más ganas de Juegos del Hambre. Me está resultando contradictorio empatizar con Snow. En la historia de Katniss es un viejo tirano, mientras que esta nueva novela de Collins, conocemos a un jovencito Coriolanus que lucha por poder comer y vestir bien, que se enamora, que tiene buenos valores (o, al menos, tiene remordimientos)... En fin, ya os contaré más en la reseña cuando lo termine.
  • La venganza del unicornio (El Dragón y el Unicornio II) de Iria G. Parente y Selene M. Pascual: cómo no iba a hacerme con él. Aunque me quedo con la tetralogía de Sueños de Piedra, Iria y Selene se han esforzado por contar una historia diferente en la que se ponen sobre la mesa cuestiones como la igualdad y los valores morales. En general no estuvo mal, aunque hay ciertos asuntos que no me han logrado convencer. Pero ya digo que grosso modo no está mal.
  • La promesa de Julia (La chica invisible 3) de Blue Jeans: alguien que yo me sé, que está plenamente convencidx de que me tiene que acabar gustando esta historia, tuvo la brillante idea de regalarme este libro. A ver, lo agradezco mucho, los libros que he leído de Blue Jeans me han entretenido mucho y están muy bien trazados, pero esta trilogía se me atraganta un poco. El primer libro me gustó mucho, pero el segundo, El puzle de cristal... me decepcionó. No sé, hubo algunas cosas que no me hicieron mucha gracia... Le daré esta tercera y última oportunidad. Espero que Julia vuelva a ser como antes y... a descifrar el nuevo misterio (tonta de mí, echando una hojeada, leí un spoiler; por mucha tentación que tengáis, no lo hagáis, no echéis un vistazo entre páginas antes de poneros a leer).
Hasta aquí, mis adquisiciones de junio. Tampoco son muchas (veo algunos blogs que llegan a adquirir no menos de cinco libros), pero además de estar muy satisfecha, tengo otros tantos pendientes en mis estanterías. Con esto del confinamiento y el coronavirus, muchas publicaciones se han pospuesto hasta septiembre-octubre, así que tengo en mente nuevas ilusiones. Y vosotros, ¿qué os parecen? ¿Los conocéis? ¿Los habéis leído? ¿Cuál os interesa más?
Os deseo un feliz jueves.

lunes, 29 de junio de 2020

Reseña: La niña alemana

¡Muy buenas, queridos surcadores de letras! ¿Cómo estáis? Ya poco a poco y con precaución volvemos a la normalidad. Este año 2020 ha sido complicado y caótico; esperemos terminarlo lo mejor posible. Durante el confinamiento he podido dedicarle más tiempo a la lectura, y por eso hoy vengo con una nueva reseña. Este libro llevaba en mi estantería desde hacía un año y algo más. Se titula:
Título: La niña alemana
Autor: Armando Lucas Correa
Editorial: B de Bolsillo
PVP: 12'95€
Encuadernación: tapa blanda sin solapas
Páginas: 429
Argumento: Berlín, 1939. Hannah Rosenthal es una niña judía de familia acomodada cuya vida sufre un dramático vuelco tras el ascenso de los nazis al poder. Su única salida podría estar a bordo del St Louis, un transatlántico que parte rumbo a Cuba con casi un millar de refugiados.


Hay muchos datos que todavía desconocemos a día de hoy de la época nazi. Y esta, si no la rescata Armando Lucas Correa, hubiera quedado en el olvido. La historia en que se centra el autor, la de Hannah, es ficticia, pero recrea cómo hubiera sido la vida de una niña de 12 años, judía, en los inicios del ascenso de Hitler al poder; cómo afecta este acontecimiento en su vida a partir de ese momento. Pero La niña alemana no solo está centrada en  Hannah, sino que se intercalan dos tiempos: la que comienza en 1939 (digo comienza porque el autor cuenta el desarrollo de la vida cotidiana de la niña, pasando por los años 40, 50...) y en 2014, en la que se centra en su sobrina, Anna. Tanto en un caso como en otro, la historia está contada en primera persona.

En cuanto a los personajes... Ambas niñas, Hannah en 1939 y Anna en 2014 son... cómo diría... La primera tiene un carácter fuerte, intenso, enérgico; no le caen muy bien sus padres (es como si les culpara de lo malo), solo se fía de su gran amigo Leo (judío también). ¿Cómo percibe ella la invasión nazi? Tampoco es que lo entienda muy bien, pero sufre las consecuencias y sabe que está pasando algo malo: sus padres están perdiendo propiedades, su madre no sale de casa y a su padre se lo han llevado más de una vez a declarar, además de que los vecinos no judíos les miran mal y les desprecian. Y, por si fuera poco, tienen que huir en un transatlántico porque en Alemania no los quieren. Su único alivio es seguir y confiar en Leo, el que parece tener todo claro y ser bastante inteligente. En cuanto a Anna (2014), tiene doce años y es menos activa que su tía abuela, pero le envuelve esa misma aureola de tristeza por la desgracia, que parece formar parte de su vida. A mí me gustó mucho Leo, aunque por circunstancias abandona pronto el protagonismo en la historia...

El final fue una llorera tremenda, aunque no podía ser de otra manera. Es un gran homenaje a las víctimas, tanto los que sobrevivieron como los que no. Me llamó mucho la atención que Hannah, rubita y ojos claros, la fotografiaran para ser portada de una revista, sin saber que era judía (de aquí el título de la novela). Me pareció muy bien que, al final, después de tanto sufrimiento y tantas penumbras, el autor transmitiese esperanza e ilusión.

Resumiendo, si te gustan las novelas ambientadas en la época nazi, este puede ser una buena opción. He aprendido mucho, no solo con leer la historia de Hannah, sino también porque al final, a modo de 'Nota del autor', se han añadido unas pocas fotografías reales de los pasajeros en el St Louis (viajaban de Hamburgo a puertos americanos), además de las firmas de las 900 y pico personas que viajaban en él (aunque es duro ponerles cara). El autor cuenta también cómo el gobierno cubano eliminó documentos y los homenajes que, muchos años después, se celebraron en aquellos países que no permitieron que aquellos pasajeros desembarcaran. Además de la parte histórica, destaco de este libro el desconsuelo, amargura y melancolía que se siente en cada palabra, en cada frase. Es una lectura que llega al corazón. 
Os deseo un feliz lunes.

martes, 23 de junio de 2020

Entrevista a Libertad Delgado

¡Hola Libertad! Bienvenida a Milibroteca. Además de ilustradora, escribes y administras tu canal de YouTube. ¿Cómo te organizas? ¿A qué actividad le das prioridad? ¡No tienes tiempo para aburrirte?
¡Hola! Pues sí, hago un poco de todo y a veces no me da abasto, pero lo intento. El orden de prioridad iría así: primero, dibujar, ya que es el trabajo que me da de comer (y porque odio hacer esperar a mis clientes). Segundo, escribir, porque como me tire una temporada sin hacerlo me pongo de muy mala leche. Y después, el Youtube. Antes iba más a tope con el canal, pero ahora lo llevo de forma más relajada porque también estoy en Twitch, que se complementa muy bien con Youtube y me permite hablar más de cerca con los espectadores.

¿A qué te empezaste a dedicar antes: a la ilustración o a la escritura?
A la ilustración. Empecé a escribir mis historietas a los siete años, pero llevo dibujando desde que tengo uso de razón.

Dedicarte a dibujar y a escribir demuestra que eres una persona muy creativa. ¿Tienes alguna manía a la hora de ponerte a crear (por ejemplo, ponerte música de fondo, envolverte en una manta…)?
Necesito estar sola en una habitación y que se oiga el menor ruido posible. Como tenga a alguien hablando al lado, o música ruidosa en la calle, se me despegan las neuronas y no hay manera. También necesito estar cómoda en mi asiento y que la pantalla no brille demasiado, porque si no, se me quedan los ojitos cuadrados. 
A veces me pongo música de ambiente por detrás, si va a juego con la emoción que quiero transmitir en la escena, pero llevo bastante tiempo sin ponerme música para escribir porque la novela que estoy haciendo ahora no tiene música, es silencio absoluto. Es la primera a la que le pasa eso.

Eso de poder hacer las portadas de tus propios libros tiene que hacerte sentir una sensación muy satisfactoria, ¿no? ¿O es un elemento más que te provoca dolor de cabeza?
Por una parte, me da mucho control sobre la imagen de mi obra, pero, por otra, genera mucho estrés porque pienso que no he elegido la estética adecuada, o que no me llega la habilidad para la clase de portada que debería tener el libro. Siempre me quedan dudas sobre si he elegido bien el diseño, pero los lectores parecen bastante contentos con mis portadas, así que con eso me alivio un poco.

¿Qué destacarías de tus libros?
Hmm. Eso cuesta responderlo cuando eres la autora XD
Yo diría que son libros cuya principal intención es entretener y ayudarte a escapar un ratito de lo que sea que te preocupa. Son ligeros, fáciles, con un lenguaje desenfadado, la clase de libros que mucha gente se lee en un fin de semana. Hay temas más profundos dando vueltas por el fondo, pero no se los pongo en los morros al lector porque no soy pretenciosa, y mis libros tampoco. Todos tienen sus momentos viscerales, tiernos, siniestros… y también humor en mayor o menor medida. Menos cuando a mis personajes les da por ponerse intensitos, que entonces TODO es muy dramático.
Hasta la fecha, en todos mis libros ha habido romance y un dúo protagonista con sus virtudes y defectos que siempre, sin excepción, montan un lío de mil pares de narices y tienen que ir desenredándolo con más o menos tiento hasta que encuentran su lugar en el mundo y aprenden a dejar de lado sus miedos / dudas / ideas peregrinas. Todo mientras alguien intenta matarlos o ejecutar a toda su familia o robarle el almuerzo… en fin, no hay novela sin conflicto. 
Ah, y, por alguna razón, siempre hay culos. No lo hago adrede, lo juro. Pero culos.

Los géneros literarios por los que has pasado son el romance, la comedia y la fantasía. ¿Tienes pensado acercarte a otros géneros (drama, terror…)?
Oioioi, ¡qué pregunta tan conveniente ahora mismo! Llevo ya una temporada probando con el drama, el terror y personajes turbios. Me da reparo porque es algo muy distinto a lo que mis lectores acostumbran, pero tengo la esperanza de que estas novelas encuentren también su público.

Además, te has encargado tú misma de traducir al inglés tus novelas. ¿Cómo te decidiste a hacerlo? ¿Fue complicado el proceso?
Mi motivación era sencilla: compartir mis historias con los seguidores angloparlantes. Cuando tenía solo “La dama y el bandolero”, pregunté por precios en foros de traducción, pero cuando me dijeron que el percal me saldría a 7000€ o así, me dio un muyuyu. A ver, no me quejo del precio, una traducción es un trabajazo y los traductores tienen que ganarse su merecido sueldo… pero la dura realidad era que yo no podía permitírmelo. Así que solo me quedaba una única opción: guisármelo y comérmelo yo sola, como Juan Palomo. 
Como me manejo bien con el inglés, decidí traducirlo yo misma. Días enteros de quebrarme la cabeza reconstruyendo frases, párrafos y escenas en inglés, tirando de diccionarios online y llorando cada vez que había que buscar un equivalente inglés a frases como “Olé tu potorro, Pepita”. Pero no pasa nada, una tira para adelante y, después de varios meses, te encuentras con que has traducido tu novela. 
Cuando terminé, dos señoras muy amables y leídas con las que me hablaba, las dos oriundas de USA, se ofrecieron a revisármelo a fondo, cada una por separado. Primero revisaba una el libro, y luego la otra le daba un segundo repaso. Les pagué por sus horas de trabajo con dinero y dibujos, lo que ellas prefiriesen, y la verdad es que estoy muy contenta con su labor.
Hice esto para la del bandolero y para “La visita del selkie” y, de momento, las reseñas que he recibido por parte de lectores angloparlantes han sido muy positivas.

Por si fuera poco, tienes un canal de YouTube. ¿Cómo se te ocurrió crearlo? ¡Cuéntanos!
Todo el que sabía del tema insistía en que, para darse a conocer y captar lectores potenciales, todo escritor debía tener un blog. Aunque me gusta escribir, a mí eso del blog me parecía un poco tostón. Cuando escribo en serio, sueno muy distinta de cuando me comunico en plan informal con la gente de internet. No me apetecía ponerme toda seria en entradas de blog, pero, por otra parte, si lo escribía en clave informal y de cachondeo, algo me decía que no me saldría muy bien. 
Entonces, una prima de mi novio me sugirió que me hiciera un “booktube”, un canal de Youtube donde hablar de literatura. Se me encendieron las bombillas. En un canal de Youtube, podría mostrar la cara. Cuando hablo de tú a tú, soy una persona muy de lenguaje corporal, muy de hacer el canelo. Podría enseñar los libros en mano, reírme sin tener que traducir las risas al medio escrito y, en definitiva, comunicarme con la gente de una forma más orgánica y espontánea. Más cálida. El booktube parecía la mejor opción para alguien como yo y, además, podría hablar de algo que nos interesaba a muchos: ¡nuestro amor por los libros! Recomendaría novelas geniales, ayudaría a la gente a encontrar lecturas nuevas… 
Requirió (y sigue requiriendo) mucho trabajo y perseverancia. Pero no me arrepiento de nada, porque el canal ha funcionado bastante bien hasta la fecha. 

Como profesional del ámbito, ¿qué opinas del papel de los ilustradores? ¿Consideras que a este sector se le da poca visibilidad y reconocimiento?
El apartado visual es MUY importante cuando estás vendiendo productos de entretenimiento. Siempre lo digo, una mala portada puede torpedear tu novela antes siquiera de que los lectores le pongan una mano encima. Porque aquí decimos mucho eso de que “no se juzga a un libro por la portada”, pero dejémonos de tonterías. Un libro con una portada fea no lo toca nadie ni con un palo, salvo que sean familiares o amigos del escritor. Da la misma impresión que presentarte en una entrevista de trabajo con la camisa pringada de huevo frito. Comprendo que no todo el mundo puede permitirse contratar a un portadista, y tampoco hay vergüenza en ello. Hay opciones más baratas y minimalistas, todo es cuestión de buscar. Pero, si no le das una buena imagen, las ventas de tu libro se van a resentir, y esto es un hecho.
Yo no siento que no me hayan dado reconocimiento. La gente ha sido muy amable conmigo y me siento muy honrada por la cantidad de trabajo que recibo. ¡Ahora mismo me llega la lista de espera hasta noviembre, y no paran de llegar clientes nuevos!
Pero sí sé, por palabras de otros, que hay gente muy tacaña y manipuladora; escritores y editores que intentan exprimirte la mayor cantidad de trabajo a cambio de cuatro perras, y encima te hacen sentir mal por querer cobrar lo que mereces. Eso me parece mezquino.
Una forma de filtrar a los clientes rácanos es no cobrar demasiado barato, y cobrarlo todo por adelantado. Cuando se pongan a regatear, les dices que esto no es un mercadillo. Si no les convienen tus precios, pueden buscar otro ilustrador o elegir un diseño más barato, pero no les vas a hacer una ilustración de 300€ por una tercera parte del precio. Con esta política tendrás menos clientes, pero los que tengas serán más honestos y mucho más agradables (por no mencionar que te pagarán como se debe). Además, tendrás tu salud mental intacta, y eso no hay dinero que lo pague.

¿Qué proyectos tienes ahora? ¿Puedes adelantarnos algo?
¡Oh, el misterio! No puedo destripar gran cosa, pero algo soltaré. Resulta que esta cuarentena terminé una novela nueva y la tengo en fase de revisión, añadiéndole escenas y puliendo muchos detalles. Esta novela comenzó como una novelette de terror, pero al final, como de costumbre, me vine arriba, se me fue de las manos y el bicho creció hasta convertirse en una novela que, más que drama, es DRAMÓN. Transcurre en la España rural de últimos del siglo XIX y hay pasión, obsesión, miseria y tumbas. Muchas tumbas.

Antes de terminar, quisiera darte las gracias, por pasarte por aquí y por haber aceptado el reto de formar parte de mi proyecto. Y es que Libertad ha sido la encargada de realizar las ilustraciones de los personajes de mi novela, os dejo el enlace aquí para que podáis ver los resultados, que son preciosos e inmejorables.
Espero que os haya gustado la entrevista.

sábado, 20 de junio de 2020

Reseña: Máquinas Mortales (Mortal Engines I)

¡Hola hola! ¿Qué tal? Hoy vengo con la reseña de un libro que llevaba mucho tiempo esperando ser leído; de hecho, vi antes la película. Pero todo llega. Estos son los datos:
Título: Máquinas mortales (Mortal Engines I)
Autor: Philip Reeve
Editorial: Alfaguara
Encuadernación: tapa blanda son solapas
PVP: 17'95€
Páginas: 365
Argumento: Después del apocalipsis, las ciudades que sobrevivieron se convirtieron en enormes máquinas en movimiento.
En la Londres depredadora, y en plena caza de una ciudad menor, Tom, un huérfano con aspiraciones, se encuentra con la misteriosa asesina Hester Shaw. Ambos acabarán en la Región Exterior, un páramo desolador marcado por las huellas de las ciudades ambulantes. Este es el comienzo de una gran aventura en la que deberán aliarse para poder sobrevivir.


Esperaba a leer este libro cuando tuviese el segundo, ya que me hubiese gustado leerlos más o menos de seguido, pero no ha podido ser. La historia está dividida en dos grandes partes y un total de 37 capítulos. Está narrada en tercera persona desde el punto de vista de Tom.

Hester Shaw es de esos personajes emblemáticos, que no saber el motivo, pero tiene un algo que te llama mucho la atención hasta tal punto que te preocupas de verdad por lo que le pueda pasar. Tom tampoco está mal, pero (al menos a mí) me convenció más Hester. Ésta tiene como objetivo matar a Valentine, un carismático investigador al que todo el mundo cae bien. El aspecto de Hester es peor al que se muestra en la película (odio las comparaciones): tiene una gran cicatriz que le recorre toda la parte izquierda, le falta un ojo y la nariz también la tiene bastante estropeada; además, su sonrisa no es muy bonita que digamos (a primera vista; cuando se la conoce más, no se la juzga por su aspecto). Lo que le pasa a Tom, al menos al principio, es que es un poco flojo; menos mal que va evolucionando y al final acabó también convenciéndome. Los que me enternecieron mucho fueron Bevis (un jovencito ingeniero que ayuda a Kathy) y Katherine (la hija de Valentine). Estos los consideraría como esos héroes desconocidos. Así que, en general, me ha gustado mucho el perfil de todos los personajes, me parecen bien trazados y verosímiles.

El final, cómo no, prepara al lector a siguientes aventuras. Claro que las cuestiones personajes quedan saldadas en este primer libro, pero lo que se desata con las destrucciones y Medusa da para mucho... 

Máquinas Mortales es una historia llena de aventuras y misterios personales que realzan el carácter de los personajes. Si bien es cierto que algunas descripciones, sobre todo del funcionamiento de las máquinas (ciudades rodantes) es un poco complejo de imaginar (por eso se agradecen los logrados efectos especiales de la película, que pueden servir de apoyo en estos casos). ¿Lo recomiendo? Sí. No sé si la saga pierde fuelle, pero con este primer libro, empieza pisando fuerte. Además, qué manera tan curiosa de pensar en el futuro, ¿no? ¿Os imagináis, por ejemplo, a Madrid rodando? A día de hoy, la verdad es que las ganas de devorar de Londres serían un juego de niños jajaja En fin. ¿Lo habéis leído? ¿O no? ¿Os apetecería? ¿Y habéis visto la película?
Os deseo un feliz sábado.
#YaQuedaMenos

miércoles, 17 de junio de 2020

Entrevista a Sandra Andrés Belenguer

Sandra Andrés Belenguer (Zaragoza, 1982) es licenciada en Filolofía Hispánica por la Universidad de Zaragoza. Su formación en el mundo de la literatura se sustentó en los grandes clásicos, como son Víctor Hugo y Oscar Wilde. Es una persona muy inquieta y entusiasta: le encanta viajar, además de escuchar música clásica, y la labor de investigación en busca de ediciones de libros descatalogadas o difíciles de encontrar es una tarea que también disfruta.

Además, es reseñista literaria en el Heraldo de Aragón, ha participado en numerosos talleres y charlas en colegios, institutos y universidades. La Warner Bros adquirió los derechos de su primera novela, El Violín Negro, si bien de momento se desconoce si saldrá a la gran pantalla.

Una de las historias que más le atrapó por su encanto y misterio, El Fantasma de la Ópera, la llevó a redactar un ensayo sobre la obra de Leroux (en relación con el musical de A. Lloyd Webber). Además, publicó en 2009 El Violín Negro, novela de corte juvenil, que permite a los lectores acercarse al mito de dicho personaje. En 2011 publicó su segunda novela, La Hija de los Sueños, que fue finalista de la II Edición del Premio de Literatura Juvenil As de Picas (convocado por Editorial Viceversa y PlayStation). Este es el primer libro de la bilogía, finalizada en 2012 con El Despertar del Mal, historia que gira en torno a una joven que tiene sueños extraños que rozan las pesadillas.

Su cuarta novela, titulada Ex Libris, es una novela rompedora, con una gran edición, acorde con la historia escrita. En 2017, publicó La noche de tus ojos, ambientada en un Dublín donde se suceden misterios de lo más sobrecogedores, que deberán ser resueltos por el competente inspector Gallagher y la joven Clara, que no vive su mejor momento... Y todavía hay más; dos años después salió a la venta Deja cantar a la muerte, novela que tiene como telón de fondo la enigmática atmósfera de El Fantasma de la Ópera. Este año 2020 ha publicado La llave de Blake, una historia de lo más apasionante.

Hoy tenemos la suerte de contar con la propia autora, que ha tenido la generosidad de colaborar con Milibroteca contestando a esta entrevista. Bienvenida, Sandra, muchas gracias por pasarte. Antes de nada, darte la enhorabuena por todo el éxito cosechado. No has parado, y sigues sin hacerlo. Has publicado siete libros, has participado en numerosas charlas en distintos centros, eres activa en redes sociales... y todo ello con gran entusiasmo y una sonrisa en la cara. Antes de estudiar la carrera, ¿pensabas que llegarías tan lejos?
¡Qué va! Cuando escribí El violín negro no lo hice con intención de publicar, sino para volcar mi pasión por el Fantasma de la Ópera y por escribir. Fue al terminarlo cuando me di cuenta de que podría tener posibilidades de publicación, así que me puse en contacto con cuatro editoriales y les envié el manuscrito. ¡Las cuatro dijeron que sí! Solo tuve que elegir. Me siento muy afortunada de que mis libros gusten tanto y de tener, hoy en día, a miles de maravillosos lectores.

¿Puedes confirmar que has cumplido tu sueño? ¿O todavía tienes pendiente proyectos que, de momento, se puede decir que están guardados en un cajón?
He cumplido mi sueño en parte. Escribo lo que me gustaría leer, y los lectores me escriben a mí para decirme cuánto han disfrutado y sentido con mis novelas. ¡Como escritora, no se puede pedir más! Pero sí es cierto que me queda mucho camino por recorrer: historias a las que dar vida, proyectos que ver concluidos, lectores a los que conquistar. ¡Un buen sueño nunca se acaba!

Con las nuevas tecnologías y los nuevos avances, llegan los influencers y youtubers, ¿qué te parece el papel de éstos en el mundo de los libros? La literatura ha cambiado a lo largo de la historia; digamos que hoy en día no tiene sentido decir "manuscrito", por ejemplo. En tu opinión, ¿ha servido para mejorar? ¿O desvirtúa el verdadero espíritu de la literatura?
Los youtubers e influencers, si son buenos, hacen un favor muy positivo para los jóvenes. Pero también veo riesgos, como que, y valga su propio término, les "influencien" demasiado en lo que deben hacer, pensar o consumir. También copan las mesas de novedades dejando fuera a autores y autoras muy buenas, pero ya entraríamos en un largo debate jajaja En cuanto al manuscrito, no creas, ¡sigue utilizándose ese término! Soy de las que piensan que las palabras, conceptos y formas de trabajar no cambian a mejor o a peor, solo se adecuan a lo que una más necesite. Por ejemplo, yo no utilizo aplicaciones para anotar mis ideas, sigo siendo fiel a mis cuadernitos. ;)

Tu última novela, La llave de Blake, tiene pizca de romance, misterio, fantasía, thriller... ingredientes que hacen de esta novela una historia muy completa. Para elaborar la trama, ¿cómo diseñaste los enigmas? ¿Los ideaste y desgranaste, o te influyó la inspiración, encajando todas las piezas perfectamente? Dicen que escribir libros de suspense es muy difícil.
Me encantó crear los enigmas. Es una sensación increíble ver cómo tu idea inicial, la documentación y la historia confluyen tan bien y se fusionan en un puzle fascinante. Algunos de los enigmas los tenía muy claros, como el del cuadro de El viejo pescador o el de París... Otros, surgieron sobre la marcha. Siempre digo que como autora me adapto a lo que la historia me pide. ¡Y desde luego, pidió muchos misterios por resolver y secretos muy reales que descubrir! Fue toda una experiencia.

¿Cómo conociste a William Blake?
En mi adolescencia. Siempre me han fascinado los autores malditos, aquellos que guardan siniestros secretos en su obra y su vida... y Blake era especial. Sus poemas jamás fueron totalmente explicados, su mitología sigue siendo un misterio y sus grabados están llenos de una simbología que hechiza a quien los ve. Su vida es igual de subyugante: nadie creyó en sus ideas, en su arte... y murió apartado y en la pobreza. Incluso hoy en día sigue siendo un artista por desentrañar. ¿No es como para enamorarse? :)

Por último... ¿Estás ahora en algún proyecto? ¿Puedes adelantar algo?
Bueno... ¡puedo adelantar que he terminado una novela a cuatro manos que os alucinará! Y estoy concluyendo otra muy, muy especial...

¡Estaremos pendientes! Hay unas cuantas preguntas que están peleando por salir, pero serán planteadas en otra ocasión. Muchísimas gracias, Sandra. Ha sido un placer y una alegría que hayas pasado por aquí. ¡Un fuerte abrazo y mucho éxito!

martes, 16 de junio de 2020

Reseña: El Nombre del Viento

¡Buenos días, queridos surcadores de letras! ¿Cómo estáis? Ya la nueva normalidad está a la vuelta de la esquina. Hemos (y debemos) instalado en nuestras vidas nuevas perspectivas: lo que antes nos parecía cotidiano, ya nos parece un lujo; a partir de ahora, la mascarilla será tan imprescindible en la calle como los zapatos. Tal vez para muchos sea un engorro, pero es por el bien de todos. No hemos pasado una larga cuarentena para luego volver a caer, ¿verdad? Hoy vengo con una nueva reseña. Se trata de un libro que, por lo que he leído por ahí, ha despertado pasiones... y no pasiones. Estos son los datos de la edición 10º aniversario:
Título: El nombre del viento
Autor: Patrick Rothfuss
Ilustraciones interiores: Daniel Dos Santos
Editorial: Fantascy
Páginas: 902
PVP: 26'90€
Encuadernación: tapa dura con sobrecubierta
Argumento: En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe... músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino.
Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando.



Ya desde que salió publicado, más de diez años, mis compañeros de universidad me lo recomendaban mucho. En aquella época, no me interesaba. No me llamó especialmente la atención. No sé, tal vez estaba centrada en otro tipo de género literario, en otros autores... El caso es que, en 2019, cayó en mis manos. Había llegado el momento. La edición que yo tengo (la del décimo aniversario), es bastante completa (quizá demasiado, sobre todo con esas tres páginas iniciales de comentarios positivos de autores y revistas reconocidas... si lo leo no es por lo que digan, sino porque yo quiero. Pero este es otro debate). Me vino muy bien principalmente las hojas finales, en las que se detallan los tipos de moneda, el calendario de ese mundo inventado, además de dos mapas (aunque es curioso que mucho mapa, pero luego, cuando se nombraban ciudades o aldeas, y las intentaba localizar... descubrí que no estaban). También me encantaron las ilustraciones y el detalle del borde de las hojas en rojo. El Nombre del Viento cuenta con 92 capítulos, y se distinguen dos historias diferentes: la del "presente", en la que está Kote, el posadero, que atiende a todos los que entran a beber o a dormir; y la otra, contada desde el punto de vista del protagonista, Kvothe, que cuenta el "pasado". Así pues, en la mayor parte de la historia, estamos leyendo una historia que cuenta el propio afectado.

Los personajes... no he logrado empatizar con ninguno. Hay pocos personajes femeninos y, exceptuando una, el resto me parecía que carecían de personalidad. También algún personaje que, al menos a mí, me daba la sensación que daría más de sí, y quedó en el olvido (me refiero a Ben, el arcanista que enseña a Kvothe). En cuanto al protagonista, Kvothe... no me ha convencido. Hay algunas cosas que no he entendido, por ejemplo, ¿de qué le nace querer conocer el nombre del viento? Me pareció que un día estaba tan tranquilo y al siguiente ya tenía interés. También, por ejemplo, el personaje da de sí muchísimo para tener solvencia para ir a la Universidad, promete ser un gran estudiante... y queda en nada. A la primera, si se puede, se va de allí. Entiendo que tenga dudas, que en la vida no hay nada "cerrado", pero... También tenemos a Denna, una jovencita que representa el caos. Se trata de una chica que no tiene casa, no tiene dinero, pero es muy bella; al parecer, es de esas personas que tiene carisma, que cuando te habla, te sientes importante. Hay muchos más personajes, pero me voy a enrollar demasiado. Solo añadir que, incluso, ha habido personajes secundarios que me han convencido más que los principales.

El final, como todos sabemos aunque no se haya leído el libro, termina de manera perfecta para continuar leyendo... si sigues enganchado. En realidad, creo que yo leería el segundo libro porque en el primero no se resuelven los principales problemas, entre ellos, la venganza prometida de Kvothe. Este primer libro es como el aroma de un pastel recién hecho: te prepara para lo siguiente, que es donde está lo gordo. Me pareció un poco de pegote lo que le "propone" Bast (un joven aprendiz de Kvothe) a Cronista (este es quien está escribiendo al dictado la historia del protagonista). Pero bueno, el final no es lo peor, al menos para mí.

En resumen, ¿lo recomiendo? Según comentarios que he leído, o bien te gusta mucho o bien no te gusta nada. Yo pertenezco al grupo intermedio: me ha parecido bien leerlo, es decir, que tampoco me arrepiento, pero no es de mis libros favoritos. Supongo que si estás buscando un libro de aventuras, con magia de por medio, y no te interesen especialmente las historias románticas (en este libro apenas hay), creo que El Nombre del Viento puede ser una buena opción. Eso sí, hay que estar muy convencido, porque son 900 páginas.
Os deseo un feliz martes.
#LoEstamosConsiguiendo
#YaQuedaMenos

lunes, 8 de junio de 2020

Reseña: El Instituto

¡Queridos surcadores de letras! ¿Cómo estáis? ¿Lo estáis llevando bien? Espero que sí. ¿Cuánto tiempo lleváis ya confinados? Hoy vengo con una nueva reseña. Como podéis ver, se trata de un libro de Stephen King y, antes de nada, os tengo que confesar que no he leído más que el de La Larga Marcha. Así que, tal vez no tenga una perspectiva amplia de King.
Título: El Instituto
Autor: Stephen King
Editorial: Plaza & Janés
Encuadernación: tapa dura con sobrecubierta
PVP: 23'90€
Páginas: 619
Sinopsis: En mitad de la noche en un barrio tranquilo de Minneapolis raptan a Luke Ellis, de doce años, tras haber asesinado a sus padres. Una operación que dura menos de dos minutos. Luke se despierta en la siniestra institución conocida como el Instituto, en un cuarto que se asemeja al suyo pero sin ventanas. En habitaciones parecidas hay más niños: Kalisha, Nick, George, Iris y Avery Dixon, entre otros, que comparten capacidades especiales como la telequinesia o la telepatía. Todos ellos se alojan en la Mitad Delantera de la institución. Los mayores, en cambio, se encuentran en la Mitad Trasera. Como dice Kalisha: "El que entra no sale".
La señora Sigsby, la directora, y el resto del personal se dedican a aprovecharse sin compasión del talento paranormal de los chicos. Si te portas bien, te premian. Si no, el castigo es brutal. Luke se da cuenta de que las víctimas van desapareciendo y son trasladadas a la Mitad Trasera, así que se obsesiona con huir y pedir ayuda. Pero nunca nadie ha escapado del Instituto...


Una historia densa, de peso, ¿no os parece? Empecé a leerlo con mucho interés y curiosidad; quería saber si realmente King era merecedor del gran reconocimiento que tiene. Antes de leerlo, me llegaron muchos comentarios positivos, pero fue empezar a leerlo, y algunos lectores cercanos me advirtieron que les estaba resultando tedioso. Y sí, tal vez las primeras 54 páginas no son lo que te imaginas, pero eso incluso me atrapó en mayor medida; quería saber hasta dónde podía llegar la situación. Una vez superada la primera montaña de cincuenta páginas, ya la historia coge velocidad y es imposible cerrar el libro hasta que lo terminas. La historia está contada en tercera persona, manteniendo el punto de vista de Luke, si bien el narrador va saltando a distintos personajes, para tener mayor perspectiva de la historia. Respecto a la estructura, el libro se divide en grandes bloques que, a su vez, cuentan con ¿pequeños capítulos? que no suelen ocupar más de cinco páginas.

Respecto a los personajes, cada cual es interesante. Tampoco es que alguno me haya tocado el corazón, pero he de reconocer que están bien perfilados y la descripción física sirve claramente para imaginártelos sin problemas. El protagonista es Luke, es un chico de doce años, extremadamente inteligente (hasta tal punto que ha sido admitido en la universidad). También está Tim, un cuarentón sin ataduras que, de la manera más tonta, acaba envuelto en un caso que le hará volver a brillar en su trabajo (como policía). La señora Sigsby, que es la que lleva el peso del Instituto, es bastante repelente, si bien quizá al final me acaba dando lástima de lo patética que es. Como se mencionan en la sinopsis, hay otros tantos chavales, como Kalisha, Nick... todos ellos con una gran personalidad que les define (quizá rozando los estereotipos) y que no será difícil que empatices con alguno.

El final fue satisfactorio. Después de una historia densa y oscura, escondida detrás del Instituto, el final diseñado por King es un perfecto punto y final. No es que se trate de un libro pesado y soporífero, para nada; de hecho, tiene bastante acción y el misterio se va desgranando de manera paulatina, hasta que van encajando todas las piezas. 

Resumiendo, El Instituto es un libro entretenido, con muchos personajes, lleno de misterio, aventuras... La ambientación está muy bien trabajada, presentando el Instituto como una entidad siniestra, que puede ser el escenario perfecto para tus pesadillas. Además, a lo largo de la historia, King no se reserva ciertos comentarios críticos. Así que, en pocas palabras, me ha gustado o, mejor dicho, me ha sorprendido. Entonces, este puede ser una buena opción para pasar estos días de confinamiento (o para después si no podéis leerlo ahora por lo que sea).
Os deseo un feliz lunes.
#LoEstamosConsiguiendo

miércoles, 3 de junio de 2020

IMM #79

In My Mailbox es un tipo de post que consiste en exponer los libros que has recibido cada cierto tiempo (en una semana, un mes...) y fue creado por los blogs Pop Culture Junkie y The Story Siren.

En el mes de mayo cayó:
  • Quentin Tarantino a bocajarro de Wensley Clarkson: no soy muy dada a libros biográficos, pero de vez en cuando me animo. Quería un libro diferente, y ya que los meses de marzo y abril adquirí unas cuantas lecturas... 
Decidme, ¿lo conocíais? ¿Qué os parece? ¿Os gustan los libros biográficos? ¿Cuántos habéis leído?
Os deseo un feliz miércoles.

miércoles, 27 de mayo de 2020

Entrevista a Manu Carbajo

Manu Carbajo nació en Madrid en 1989. Es director, guionista, realizador y autor de Olvídate del resto y Cartas desde El Desierto, además de ser coautor de la saga Electro (escrita junto a Javier Ruescas). Sus cortometrajes han resultado seleccionados en numerosos festivales (tanto nacionales como internacionales). Ha trabajado también en publicidad y ha dirigido varios videoclips. En el ámbito de la literatura, participó también en el libro Y luego ganas tú, que consta de cinco relatos en torno al acoso escolar.

En primer lugar, bienvenido a Milibroteca. Muchas gracias por dedicar parte de tu tiempo a pasarte por aquí. Dinos, ¿cuándo y cómo entró el cine en tu vida?
¡Desde que nací! Mi madre siempre ha sido muy cinéfila, así que la pasión por el cine me viene de ella. Desde que era muy pequeño, me ha educado mucho en el mundo del cine. He visto muchas películas, desde las típicas para niños, hasta clásicos que a ella le encantaban y quería compartirlos conmigo y mis hermanos.

Eres una persona muy inquieta y creativa; empleas tanto la imagen como las letras para expresar tus historias. ¿Te sale más rápido pensar una historia para una película/corto o para un libro? ¿Utilizas los mismos métodos en ambos casos? ¿O no te influye?
Al venir del mundo audiovisual, siempre que creo una historia me imagino, de manera inconsciente, la realización de la misma en imágenes. Es decir, la atmósfera, los planos, movimientos de cámara… ¡Hasta la música! Por eso siempre escribo con música de fondo. Eso, obviamente, lo traduzco luego en la narración literaria. Generar una atmósfera de terror, por ejemplo, en una película es muy distinto a cómo se genera en un libro. Pero mi base a la hora de escribir proviene del cine y de una estructura de guión.


Tienes experiencia tanto en el ámbito del cine como en el de la literatura. ¿En cuál consideras que es más difícil entrar? ¿Y cuál te parece “peor tratada”?
El mundo del cine es mucho más complicado, pero porque es muchísimo más amplio. Ten en cuenta que para hacer una película te hace falta un equipo de decenas de personas. No es solo escribir el guión, hay que rodarlo. Hay que buscar un presupuesto para llevarlo a cabo. En literatura ese presupuesto, al fin y al cabo, lo pone la imaginación del lector. Es más barato producir un libro que una película. Son industrias muy distintas, ambas tienen sus gérmenes. Ambas están viviendo un momento de cambio. 

Electro fue publicado en 2015. ¿Cómo es posible que coincidan las fechas y los hechos de la saga con la realidad? ¿Javier y tú tuvisteis una bola de cristal que adivinaba el futuro? Es increíble la coincidencia de la existencia de un virus en 2020 que afecta a todo el mundo… No sé si esta similitud despierta simpatía o susto; quizá las dos sensaciones.
¡Jajaja! Es un poco impactante, desde luego. Siempre se ha dicho que las historias son una extensión de la realidad. ¡Igual somos profetas y no lo sabemos! 

Olvídate del resto, tu primera novela publicada en solitario, trata cuestiones como la múltiple personalidad. Es un tema bastante complejo. ¿Cómo se te ocurrió la idea? ¿Cómo fue el proceso de documentación y demás?
Siempre me ha llamado mucho la atención el trastorno de identidad disociativo. Tenía muy claro que quería hablar de ello en mi primera novela en solitario, así que cuando empecé el proceso de documentación, intenté tener una base lo más real posible para luego aplicarle a ella mi ficción. Aspectos como que una personalidad use gafas y otra no, está basado en estudios que demuestran que, por ejemplo, una personalidad puede ser diabética y el resto no. Para mí, la documentación es fundamental para entender el funcionamiento del universo que quiero crear, así como las leyes que lo rigen. Lo primero que hice fue ver cómo otros autores contaban las historias de personalidad múltiple, así que me vi muchas películas sobre el tema, me leí varios libros… Luego pasé a leer estudios de conceptos que me interesaban. Hasta contacté con un par de expertos para que me asesoraran.



En cuanto a Cartas desde El Desierto… Lo leí hace unas semanas, y me pareció muy “de cine”. ¿Tenías o tienes pensado convertir esta historia en una película? Estoy segura de que hablo en nombre de todos tus lectores si digo que me encantaría que así fuera.
Estamos trabajando en una adaptación, sí. De momento no hay nada hablado, pero a día de hoy tenemos un primer borrador escrito del guión de la película. ¡Ojalá salga adelante!

No faltan escenas de acción en tus libros, y siempre guardas una sorpresa que cambia totalmente el curso de la historia. ¿Te convencen más los finales “tristes” o “felices”? Porque, trasladándolo a tus obras audiovisuales, se me viene a la cabeza tu cortometraje Bienvenidos al fin del mundo, que es bastante duro.

En mis historias, me gusta mucho dejar cerrados los arcos de transformación, es decir, la historia de los personajes. Sin embargo, me gusta también dejar una puerta abierta a la libre interpretación. Para que el lector o espectador saque sus propias conclusiones y, en su cabeza, la vida de los protagonistas tome el rumbe que ellos quieran. La vida no entiende de finales tristes o felices; creo que es una simbiosis de ambos. Y eso es, precisamente, lo que intento plasmar en todas mis historias. 

¿Qué novela tardaste más en escribir, Olvídate del resto o Cartas desde El Desierto?
Olvídate del Resto, sin duda. Al tratarse de mi primer novela en solitario me lo tomé con más calma.

Si tuvieras la oportunidad de adaptar una de tus novelas a la gran pantalla, ¿qué director elegirías para que la dirigiese?
Buf… ¡Difícil pregunta! No había pensado en ninguno, la verdad. Eso sí, quien la adaptara me gustaría que se leyera el libro después de leerse el guión. Creo que el libro capta muy bien la atmósfera que el autor quiere generar y, sin duda, eso es algo que me gustaría que se respetara en los libros míos que se adapten. Si al director le gusta el libro y cree que puede aportar su visión y granito de arena a la historia, ¡adelante con ello!

No puedo dar por zanjada la entrevista si no te hago esta última pregunta: ¿estás metido en algún nuevo proyecto? ¿Puedes adelantar algo?
En estos meses de confinamiento, he empezado a escribir mi siguiente novela, pero no puedo adelantar nada sobre ella porque… ¡aún no está terminada!

Aquí termina la entrevista. Muchas gracias por pasarte por aquí, Manu. Ya sabes que las puertas de Milibroteca están abiertas para que te pases siempre que quieras. Espero también que mis queridos surcadores de letras hayan disfrutado de la entrevista.

domingo, 17 de mayo de 2020

Reseña: La llave de Blake

¡Hola, queridos surcadores de letras! ¿Cómo estáis? Espero que bien. ¿Y vuestras lecturas? Hoy vengo con la reseña de un libro que, puedo asegurar, me enamoró (y no suelo decir esto, así que ya os podéis hacer una idea de qué gran libro os voy a hablar):
Título: La llave de Blake
Autora: Sandra Andrés Belenguer
Editorial: Editorial del Nuevo Extremo
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Páginas: 444
Argumento: '12 de agosto de 1827, Londres. Un cuadro. Una obra de arte cuyo creador se obstina en concluir frenéticamente en la penumbra de su habitación. De repente, algo se mueve en las sombras. Una intensa oscuridad lo invade todo. Aquella sería la última creación de William Blake.'
El profesor Peter White, antes querido y admirado por todos, vive encerrado en su despacho. Su hija Rachel es la única que sufre por su actitud cada vez más extraña. Rachel es una joven dotada de inteligencia excepcional, fascinada por el mundo del arte y de lo oculto. Desde pequeña, sus padres le enseñaron a buscar y descifrar los pequeños mensajes ocultos en grandes obras de arte. Junto a su amigo Andrew tiene un programa de radio en internet, en el que recogen y analizan testimonios paranormales y experiencias del más allá. Durante una de estas sesiones, Rachel recibe un mensaje que le hiela la sangre: "La boca se está abriendo. Encuentra la llave". Esa misma noche, su padre muere en extrañas circunstancias.
Desde ese momento, Rachel deberá averiguar en qué estaba metido su padre, poniendo en práctica todo lo aprendido desde la infancia para descifrar una serie de endiabladas pistas. Todas parecen girar en torno al enigmático pintor William Blake y sus profecías sobre el ángel caído. Pero Rachel no estará sola en esta frenética búsqueda. La acompañarán Nick, un antiguo y leal amigo, y el misterioso Albion, por quien se siente irremediablemente atraída desde que irrumpe en su vida.

Recuerdo perfectamente cuando compré este libro. En aquel momento, era una ingenua; no pensaba hasta qué punto La llave de Blake me atraparía y acapararía toda mi atención. Leer este libro no solo me ha entretenido; sino que ha hecho viajar a Londres, a Budapest, a Italia... sin salir de casa. Las expresiones tan correctas y precisas de la autora son fabulosas. Ha sabido transmitir la incertidumbre y el miedo que los personajes sentían (también las alegrías, por supuesto). Consta de prólogo, 56 capítulos y epílogo. La historia principal se ambienta en la actualidad, si bien hay ciertos capítulos (en los que se indica la fecha) que son hechos del pasado.

Respecto a los personajes, qué decir. Rachel es una joven muy válida, con gran inteligencia. Su actitud inquieta y de superviviente le sirve para tener el coraje de enfrentarse a enigmas que conducen a zonas peligrosas, por decirlo de alguna manera. Andrew, su amigo informático, representa el amigo ideal, ese que no nos deja cuando estamos en nuestro peor momento. Nick, por su parte, está muy bien trabajado. Su presencia descoloca a Rachel, ya que se separaron hace años por motivos familiares, pero la amistad que les unía vuelve a relucir... o eso parece. Albion es todo un misterio. Aparece de la manera más sencilla, y acaba introduciéndose en la vida de Rachel de manera que, en ella, encaja a la perfección. También tenemos personajes secundarios, que no voy a mencionar para evitar enrollarme demasiado. Solo he de decir que los personajes son uno de los elementos fundamentales de la historia, y los que protagonizan La llave de Blake me han parecido muy bien trazados y verosímiles. Y... no puedo pasar de este punto sin mencionar mi sorpresa y agrado al ver quién fue William Blake:
William Blake (1757-1827, Londres)

El final fue de lo más apasionante. Lleno de acción y manteniendo el misterio hasta la última página. Sandra es capaz de hacerte llorar y después darte el mayor alegrón (o viceversa... ejem, ejem...). Me sorprendió descubrir qué era la llave y... bueno, lo dejo ahí que no quiero entrar en spoilers. Añadir que el final me pareció muy satisfactorio y muy digno tras una historia que te deja sin aliento.

Resumiendo... ¡leedlo! Es más que una historia protagonizada por una joven, es una historia de superación, de aprendizaje... Todos los códigos, todas las pistas, están muy bien ideadas. No hay nada que quede "por hacer" ni "en el aire". Todas las piezas encajan. Antes de empezar a leerlo, me propuse buscar en Internet todo aquello que me llamase la atención. 
¡Y aprendí un montón de cosas! Por esto, estaré eternamente agradecida a Sandra por haber despertado en mí el interés por las artes (me encantó descubrir que Blake existió; el método artístico de la anamorfosis...). La llave de Blake tiene como base principal el arte, en todas sus expresiones (pintura, escultura, escritura...) y ha sido maravilloso descubrir los secretos que hay detrás.
Este cuadro, titulado El viejo pescador, a simple vista es un anciano con un mar de fondo... Pues es algo más que eso. De verdad, cuando lo leáis, buscad todo aquello que os llame la atención. Os sorprenderéis de todo lo que desconocemos o no reparamos.
Os deseo un feliz domingo.

sábado, 9 de mayo de 2020

Reseña: El Señor de los Ladrones

¡Muy buenas! ¿Cómo os va? Espero que bien. Hoy vengo con una nueva reseña de un libro que (me acabo de enterar como quien dice) fue adaptada a la gran pantalla (en 2006):
Título: El Señor de los Ladrones
Autora: Cornelia Funke
Editorial: Destino
Encuadernación: tapa dura
Páginas: 403
Argumento: Huyendo de su tía, que intenta separarlos, Próspero y Bonifacio llegan hasta la maravillosa Venecia. Allí encuentran cobijo en una pandilla juvenil liderada por un misterioso cabecilla apodado Señor de los Ladrones.
La unidad de la banda parece romperse cuando un enigmático encargo lleva los niños a una isla de la laguna que alberga un misterio que lo cambia todo... 


La verdad es que, con todas las lecturas pendientes que tengo, no sé cómo me puse con este. No es que sea una mala lectura ni nada por el estilo; de hecho, Cornelia Funke es una de las grandes creativas contemporáneas, pero la historia... no empatizo mucho que digamos. Cuenta con 55 capítulos, más o menos largos, y al final del libro encontramos dos tipos de contenido: un glosario, en el que se traducen palabras italianas o se definen; y un mapa (al que no le saqué mucho provecho...).

Los personajes principales forman parte de una banda (no tienen más de doce años). Son: Mosca, de piel negra; Riccio, que le faltan dientes; Avispa, la chica del grupo; Próspero y Bonifacio, de doce y cinco años respectivamente, que se unieron gracias a que Avispa les vio por la calle. Esta banda está liderada por el Señor de los Ladrones, que se llama Escipión (que tiene 16 años). Éste se encarga de robar objetos valiosos, para que los adolescentes los vendan y, con ese dinero, comprar comida. Viven en un cine abandonado que "encontró" Escipión. También, como cabe esperar, hay personajes adultos: Víctor Getz, detective, dueño de dos tortugas (una de ellas, la hembra, resfriada), que recibe el encargo de encontrar a Próspero y a Bo. También tenemos a Ida Spavento, una mujer que vive de la fotografía y que será de gran ayuda para desvelar el gran misterio de la historia. Como no podía ser de otra manera, también encontramos al "típico" hombre de negocios, gordo, con barba roja (teñida, ejem ejem). Ninguno de los personajes me ha llamado la atención especialmente, si bien he de reconocer que están muy bien trabajados y resultan muy simpáticos.

El final me sorprendió, aún no sé si para bien o si para mal. Yo soy muy amiga de los finales cerrados, y de ahí que el 50% de mi sensación al terminarlo fue positiva. El otro 50%, más que una impresión negativa, diría que fue chocante. Está claro que la autora pretendía que la lectura de este libro no fuera indiferente (y lo ha conseguido, en mi opinión). No estoy 100% segura de que lo que pasa sea éticamente correcto. Pero es un libro de aventuras y algo de magia, así que, ¿qué menos podía pasar?

Resumiendo, si estás buscando un libro de aventuras, con toques de humor, original, creo que El Señor de los Ladrones puede ser una buena opción. Lo que me llamó la atención también de esta historia es que se ambienta en la actualidad y... no sé, tal vez sea percepción mía, pero me parecía que la historia se desarrollaba como tarde en el siglo XX (más que nada porque eso de que unos huérfanos campen por las calles no me parece muy de siglo XXI, ¿o estoy equivocada?). Otro de los defectos que destaco es que me pareció predecible, por lo que, aunque se lee de manera rápida, pero no te llegas a sorprender realmente hasta que llegas al final.
Os deseo un feliz sábado.
#YoMeQuedoEnCasa
#LoEstamosConsiguiendo