jueves, 2 de abril de 2020

IMM #77

In My Mailbox es un tipo de post que consiste en exponer los libros que has recibido cada cierto tiempo (en una semana, un mes...) y fue creado por los blogs Pop Culture Junkie y The Story Siren.

¿Que cuáles fueron mis adquisiciones de marzo? Pues aquí van:

































Os comento de izquierda a derecha, por filas:
  • Rojo, Blanco y Sangre Azul de Casey McQuiston: me llegaron comentarios positivos de este libro, pero aún así dudaba de si hacerme con él. Gracias a alguien que yo me sé, finalmente acabó en mi estantería. Ya os contaré cuando lo lea.
  • Cartas desde El Desierto de Manu Carbajo: al contrario que el caso anterior, este libro me despertaba mucho interés, mucha curiosidad. Hace una semana más o menos lo terminé, y espero pronto ponerme a escribir la reseña y compartir con vosotros mi impresión.
  • El incienso de los espíritus (Helena Lennox III) de Victoria Álvarez: este fue el último libro que compré antes del confinamiento. Tengo pendiente leer el segundo libro, pero así, al tener la trilogía completa, no tendré que esperar a sufrir leyéndolos de seguido jaja
  • La llave de Blake de Sandra Andrés Belenguer: la autora habla con tanto cariño de sus libros, cuenta tan entusiasmada cómo va tejiendo las historias, que era imposible no hacerme con su última obra. Tengo muchas ganas de leerlo.
  • A todos los chicos de los que me enamoré de Jenny Han: vi la película y, aunque pueda resultar poco novedosa, la verdad es que me lo pasé muy bien. Hace unos días, pues... pude hacerme con él para el ebook.
  • Reina Roja de Juan Gómez-Jurado: tenía mucho interés en leer este libro. Ahora por fin lo tengo, y espero poder disfrutarlo pronto.
  • Largo pétalo de mar de Isabel Allende: puede sonar alarmante, pero no he leído más que unos cuentos de Allende. Ahora tengo la oportunidad de conocer más el estilo de la autora, saber por qué tiene tanto éxito.
  • Terra alta de Javier Cercas: tampoco he leído libros de este autor. A ver qué me parece. ¿Habéis leído esta novela? ¿Os gustó? ¿Creéis que hago bien empezando a leer Cercas con este libro?
  • Candela de Juan del Val: ¡por fin podré leerlo! Tiene muy buena pinta. Espero que no chafe mis expectativas.
  • El tiempo entre costuras de María Dueñas: ¿os podéis creer que no tenía esta novela? Sí, hoy tal vez esté quedando muy mal. Pero es así. Parece que con el confinamiento me voy a poner al día a base de bien jajaja
  • Años felices de Gonzalo Torné: las cosas como son: no tenía conocimientos de la existencia de esta novela. Sin embargo, lo adquirí porque me gusta tener este tipo de libros para cambiar de registro.
  • Yo, Julia de Santiago Posteguillo: otro que no tenía jeje Pero era consciente. Y es que, pese a la fama que adquirió Yo, Julia, la verdad es que no es de una temática que me atraiga especialmente. Siempre encuentro otros títulos que me atraen más. Pero bueno, llegó el día, ya lo tengo, y le daré una oportunidad.
  • La madre de Frankenstein de Almudena Grandes: no soy mucho de Almudena Grandes. No por nada... Cada uno tiene su autor favorito y no favorito. Es cuestión de gustos. El hecho de tener La madre de Frankenstein se debe a la persistencia de alguien que yo me sé. Así que, bueno, lo tengo en "pendientes".
  • Las cosas que perdimos en el fuego de Mariana Enríquez: tengo la misma impresión que con Años felices. Un libro de peso, atrayente, lleno de 'cuentos' explosivos, que tengo ahí, para cuando esté cansada de historias de amor light o de aventuras mágicas.
Bueno, ¿qué os parece? ¿Conocéis alguno de estos libros? ¿Cuáles? ¿Qué título os atrae más? ¿Y el que menos?
Os deseo un feliz jueves.
#YoMeQuedoEnCasa

sábado, 28 de marzo de 2020

Película: Siguiendo mi camino

¡Buenas tardes, queridos surcadores de letras! ¿Cómo estáis? Espero que vosotros y vuestros seres queridos estéis mejor que bien. Hoy vengo a comentaros una película que vi hace unas semanas. A ver qué os parece:

TítuloSiguiendo mi camino
Director: Leo McCarey
Reparto: Bing Crosby, Barry Fitzgerald, Rise Stevens, Jean Heather
Año: 1944
Duración: 126 minutos
Puntuación: 7'5
Argumento: Un joven y agradable sacerdote llega a una parroquia en los barrios pobres de Nueva York dispuesto a hacer actividades a favor de la parroquia. A pesar de cierta fricción inicial, se las arregla para tener una buena relación con el pastor, más mayor y más severo. (Extraído de SensaCine)
Comento pocas películas clásicas, y no es porque no es un género del que huya, qué va, considero que veo unas cuantas películas clásicas. Quizá (lo tengo que reconocer), es posible que no me motiven tanto como otras. El caso es que ese puede ser un propósito para 2020: comentaros por aquí más clásicos. De momento, parece que lo estoy cumpliendo jaja

Hoy vengo con Siguiendo mi camino, dirigida por Leo McCarey, del año 1944. Y protagonizada por Bing Crosby. ¿Conocíais esta película? Pues resulta que ganó un Óscar a Mejor Película (compitiendo contra Billy Wilder), Mejor Dirección (contra Hitchcock) y Mejor Actor Protagonista (B. Crosby se lo llevó, en vez de Cary Grant), entre otros. Por lo qué, o bien te encanta o bien no te gusta nada. 

Siguiendo mi camino no es una simple película. Representada por el genial Bing Crosby, la verdadera protagonista es la religión. Y es que, este año fue muy movidito: la II GM llevaba ya cinco años, de hecho, la Batalla de Normandía sucedió en 1944; el general Charles de Gaulle llega a París, y París queda liberada por los Aliados. A modo de curiosidad, decir que ese año nacieron Nino Bravo, Geraldine Chaplin, George Lucas... un montón de reconocidos artistas y científicos muy representativos. Claro que unos vienen, y otros van, como Glenn Miller, Enzo Sereni… ¡Ah! Y, ¿sabíais que en ese año todavía no existía el microondas? Así creo que ya os hacéis una idea de la contextualización. Bien, pues entre toda esa amalgama, se proyectó Siguiendo mi camino, un aliento en aquella época para muchos por la fe/creencia/religión, para otros, por la frescura de los personajes, por el encanto de Crosby y por las canciones interpretadas.

Personalmente, me llamó mucho la atención de que un cantante famoso interpretase el papel de sacerdote. Claro que tal vez Crosby no era visto desde el punto de vista… romántico (algo que me extraña, pero puede ser). Porque, ¿os imagináis a Elvis Presley de sacerdote o (alguien más contemporáneo) a Timberlake? Es decir, en aquella época, Crosby debía ser como alguien intachable, puro. 

Quizá me estoy metiendo demasiado en contextualizar y lanzar preguntas. Entonces, ¿qué me parece Siguiendo mi camino? Es una película bien dirigida, el casting también está bien… Desde el punto de vista técnico, se puede adivinar que no destaca: planos sencillos, planos cortos para enfatizar sentimientos del personaje, planos enteros para poner en situación al espectador… De etalonaje no se puede hablar… La iluminación tampoco destaca… En cuanto a la interpretación de los actores, sí que me parecen excelentes. ¿Cómo la definiría, en tres palabras? Entrañable, bien trabajada y agradable. A ver, es que un clásico…

Así que, bueno, no es una película al uso y tal vez no es fácil empatizar con la historia, pero me parece que, si te gusta el cine y saber de cine, ya por los premios que ganó, me parece motivo suficiente para animarte a verla. 
Os deseo un feliz sábado.
#YoMeQuedoEnCasa

jueves, 19 de marzo de 2020

Reseña: Al cerrar la puerta

¡Buenas tardes! Un día más. ¿Cómo estáis? Lo importante es tener una rutina, estar ocupados. Nada de estar en el sofá con el pijama. ¡Y no olvidarse de hacer ejercicios! A todo, ¿a qué he venido hoy? Pues a compartir con vosotros una nueva reseña. 
Título: Al cerrar la puerta
Autora: B.A. Paris
Editorial: AdN Alianza de Novelas
Encuadernación: tapa blanda
Páginas: 277
Argumento: ¿Quién no conoce a una pareja como Jack y Grace? Él, guapo y rico; ella, encantadora y elegante. Él, un esforzado profesional de la abogacía que jamás ha perdido un caso; ella, un ama de casa intachable, excelente jardinera y cocinera, entregada al cuidado de su hermana discapacitada. Aunque llevan poco tiempo casados, lo tienen todo. Por más que uno se resista, siempre caen bien. La paz y la comodidad de su hogar, y la exquisitez de las cenas que organizan, cautivan sin remedio. Apetece intimar con Grace, pero no es fácil: Jack y Grace son inseparables. Para algunos, es amor verdadero. Otros no entienden por qué Grace nunca coge el teléfono.
¿Cómo es que no sale ni a tomar café, si no trabaja? ¿Cómo puede estar tan delgada con las delicias que cocina? ¿Cómo sale de casa sin nada en el bolso, ni un mísero bolígrafo? ¿Por qué razón los ventanales de la planta baja de su casa disponen de persianas blindadas? ¿Qué ocurre al cerrar la puerta, cuando la fiesta termina? [Extraído de La Casa del Libro].


Cuando leí el argumento, llegué a pensar que se trataba de un personaje con doble personalidad. Pero no, son un hombre de cuarenta años y una mujer de treinta y cinco (si no recuerdo mal). Los capítulos se alternan en "Pasado"-"Presente", y la historia está contada por Grace. Son muy cortos y las detalladas descripciones de las sensaciones hacen que las páginas pasen volando.

Los personajes están muy bien perfilados, muy bien trabajados. Jack es encantador, muy buen amigo, un gran abogado (de hecho, nunca ha perdido un caso). Es un hombre ambicioso, con ganas de superarse. Por su parte, Grace, es una mujer sencilla, muy romántica, cariñosa. Una pareja ideal, ¿verdad? Pues uno de los dos no es lo que parece (y, creedme, os sorprenderíais...). Millie es la hermana pequeña de Grace, tiene discapacidad, y lo peor le espera al cumplir los dieciocho años... Esther es un gran personaje, muy pertinaz. 

El final me dejó sin palabras. No podía creerme lo que estaba leyendo. Apoteósico. Emocionante. La verdad es que después de sufrir con los personajes, ese final... bueno, es que sigo sin palabras. No quiero hablar más

La autora transmite muy bien el daño psicológico. Si bien no hay daños físicos (peleas, puñetazos) hubo muchos pasajes que me impactaron muchísimo. Ya digo, no hay sangre ni moratones, pero hay muchos momentos muy violentos. Al cerrar la puerta tiene de todo: capítulos cortos, expresiones lingüísticas sencillas, personajes increíbles, una historia atrayente... En fin, si no sabes qué leer, es porque tienes otras cosas que hacer, porque por propuestas... que no quede.
Os deseo un feliz jueves.
#YoMeQuedoEnCasa