miércoles, 27 de mayo de 2020

Entrevista a Manu Carbajo

Manu Carbajo nació en Madrid en 1989. Es director, guionista, realizador y autor de Olvídate del resto y Cartas desde El Desierto, además de ser coautor de la saga Electro (escrita junto a Javier Ruescas). Sus cortometrajes han resultado seleccionados en numerosos festivales (tanto nacionales como internacionales). Ha trabajado también en publicidad y ha dirigido varios videoclips. En el ámbito de la literatura, participó también en el libro Y luego ganas tú, que consta de cinco relatos en torno al acoso escolar.

En primer lugar, bienvenido a Milibroteca. Muchas gracias por dedicar parte de tu tiempo a pasarte por aquí. Dinos, ¿cuándo y cómo entró el cine en tu vida?
¡Desde que nací! Mi madre siempre ha sido muy cinéfila, así que la pasión por el cine me viene de ella. Desde que era muy pequeño, me ha educado mucho en el mundo del cine. He visto muchas películas, desde las típicas para niños, hasta clásicos que a ella le encantaban y quería compartirlos conmigo y mis hermanos.

Eres una persona muy inquieta y creativa; empleas tanto la imagen como las letras para expresar tus historias. ¿Te sale más rápido pensar una historia para una película/corto o para un libro? ¿Utilizas los mismos métodos en ambos casos? ¿O no te influye?
Al venir del mundo audiovisual, siempre que creo una historia me imagino, de manera inconsciente, la realización de la misma en imágenes. Es decir, la atmósfera, los planos, movimientos de cámara… ¡Hasta la música! Por eso siempre escribo con música de fondo. Eso, obviamente, lo traduzco luego en la narración literaria. Generar una atmósfera de terror, por ejemplo, en una película es muy distinto a cómo se genera en un libro. Pero mi base a la hora de escribir proviene del cine y de una estructura de guión.


Tienes experiencia tanto en el ámbito del cine como en el de la literatura. ¿En cuál consideras que es más difícil entrar? ¿Y cuál te parece “peor tratada”?
El mundo del cine es mucho más complicado, pero porque es muchísimo más amplio. Ten en cuenta que para hacer una película te hace falta un equipo de decenas de personas. No es solo escribir el guión, hay que rodarlo. Hay que buscar un presupuesto para llevarlo a cabo. En literatura ese presupuesto, al fin y al cabo, lo pone la imaginación del lector. Es más barato producir un libro que una película. Son industrias muy distintas, ambas tienen sus gérmenes. Ambas están viviendo un momento de cambio. 

Electro fue publicado en 2015. ¿Cómo es posible que coincidan las fechas y los hechos de la saga con la realidad? ¿Javier y tú tuvisteis una bola de cristal que adivinaba el futuro? Es increíble la coincidencia de la existencia de un virus en 2020 que afecta a todo el mundo… No sé si esta similitud despierta simpatía o susto; quizá las dos sensaciones.
¡Jajaja! Es un poco impactante, desde luego. Siempre se ha dicho que las historias son una extensión de la realidad. ¡Igual somos profetas y no lo sabemos! 

Olvídate del resto, tu primera novela publicada en solitario, trata cuestiones como la múltiple personalidad. Es un tema bastante complejo. ¿Cómo se te ocurrió la idea? ¿Cómo fue el proceso de documentación y demás?
Siempre me ha llamado mucho la atención el trastorno de identidad disociativo. Tenía muy claro que quería hablar de ello en mi primera novela en solitario, así que cuando empecé el proceso de documentación, intenté tener una base lo más real posible para luego aplicarle a ella mi ficción. Aspectos como que una personalidad use gafas y otra no, está basado en estudios que demuestran que, por ejemplo, una personalidad puede ser diabética y el resto no. Para mí, la documentación es fundamental para entender el funcionamiento del universo que quiero crear, así como las leyes que lo rigen. Lo primero que hice fue ver cómo otros autores contaban las historias de personalidad múltiple, así que me vi muchas películas sobre el tema, me leí varios libros… Luego pasé a leer estudios de conceptos que me interesaban. Hasta contacté con un par de expertos para que me asesoraran.



En cuanto a Cartas desde El Desierto… Lo leí hace unas semanas, y me pareció muy “de cine”. ¿Tenías o tienes pensado convertir esta historia en una película? Estoy segura de que hablo en nombre de todos tus lectores si digo que me encantaría que así fuera.
Estamos trabajando en una adaptación, sí. De momento no hay nada hablado, pero a día de hoy tenemos un primer borrador escrito del guión de la película. ¡Ojalá salga adelante!

No faltan escenas de acción en tus libros, y siempre guardas una sorpresa que cambia totalmente el curso de la historia. ¿Te convencen más los finales “tristes” o “felices”? Porque, trasladándolo a tus obras audiovisuales, se me viene a la cabeza tu cortometraje Bienvenidos al fin del mundo, que es bastante duro.

En mis historias, me gusta mucho dejar cerrados los arcos de transformación, es decir, la historia de los personajes. Sin embargo, me gusta también dejar una puerta abierta a la libre interpretación. Para que el lector o espectador saque sus propias conclusiones y, en su cabeza, la vida de los protagonistas tome el rumbe que ellos quieran. La vida no entiende de finales tristes o felices; creo que es una simbiosis de ambos. Y eso es, precisamente, lo que intento plasmar en todas mis historias. 

¿Qué novela tardaste más en escribir, Olvídate del resto o Cartas desde El Desierto?
Olvídate del Resto, sin duda. Al tratarse de mi primer novela en solitario me lo tomé con más calma.

Si tuvieras la oportunidad de adaptar una de tus novelas a la gran pantalla, ¿qué director elegirías para que la dirigiese?
Buf… ¡Difícil pregunta! No había pensado en ninguno, la verdad. Eso sí, quien la adaptara me gustaría que se leyera el libro después de leerse el guión. Creo que el libro capta muy bien la atmósfera que el autor quiere generar y, sin duda, eso es algo que me gustaría que se respetara en los libros míos que se adapten. Si al director le gusta el libro y cree que puede aportar su visión y granito de arena a la historia, ¡adelante con ello!

No puedo dar por zanjada la entrevista si no te hago esta última pregunta: ¿estás metido en algún nuevo proyecto? ¿Puedes adelantar algo?
En estos meses de confinamiento, he empezado a escribir mi siguiente novela, pero no puedo adelantar nada sobre ella porque… ¡aún no está terminada!

Aquí termina la entrevista. Muchas gracias por pasarte por aquí, Manu. Ya sabes que las puertas de Milibroteca están abiertas para que te pases siempre que quieras. Espero también que mis queridos surcadores de letras hayan disfrutado de la entrevista.

domingo, 17 de mayo de 2020

Reseña: La llave de Blake

¡Hola, queridos surcadores de letras! ¿Cómo estáis? Espero que bien. ¿Y vuestras lecturas? Hoy vengo con la reseña de un libro que, puedo asegurar, me enamoró (y no suelo decir esto, así que ya os podéis hacer una idea de qué gran libro os voy a hablar):
Título: La llave de Blake
Autora: Sandra Andrés Belenguer
Editorial: Editorial del Nuevo Extremo
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Páginas: 444
Argumento: '12 de agosto de 1827, Londres. Un cuadro. Una obra de arte cuyo creador se obstina en concluir frenéticamente en la penumbra de su habitación. De repente, algo se mueve en las sombras. Una intensa oscuridad lo invade todo. Aquella sería la última creación de William Blake.'
El profesor Peter White, antes querido y admirado por todos, vive encerrado en su despacho. Su hija Rachel es la única que sufre por su actitud cada vez más extraña. Rachel es una joven dotada de inteligencia excepcional, fascinada por el mundo del arte y de lo oculto. Desde pequeña, sus padres le enseñaron a buscar y descifrar los pequeños mensajes ocultos en grandes obras de arte. Junto a su amigo Andrew tiene un programa de radio en internet, en el que recogen y analizan testimonios paranormales y experiencias del más allá. Durante una de estas sesiones, Rachel recibe un mensaje que le hiela la sangre: "La boca se está abriendo. Encuentra la llave". Esa misma noche, su padre muere en extrañas circunstancias.
Desde ese momento, Rachel deberá averiguar en qué estaba metido su padre, poniendo en práctica todo lo aprendido desde la infancia para descifrar una serie de endiabladas pistas. Todas parecen girar en torno al enigmático pintor William Blake y sus profecías sobre el ángel caído. Pero Rachel no estará sola en esta frenética búsqueda. La acompañarán Nick, un antiguo y leal amigo, y el misterioso Albion, por quien se siente irremediablemente atraída desde que irrumpe en su vida.

Recuerdo perfectamente cuando compré este libro. En aquel momento, era una ingenua; no pensaba hasta qué punto La llave de Blake me atraparía y acapararía toda mi atención. Leer este libro no solo me ha entretenido; sino que ha hecho viajar a Londres, a Budapest, a Italia... sin salir de casa. Las expresiones tan correctas y precisas de la autora son fabulosas. Ha sabido transmitir la incertidumbre y el miedo que los personajes sentían (también las alegrías, por supuesto). Consta de prólogo, 56 capítulos y epílogo. La historia principal se ambienta en la actualidad, si bien hay ciertos capítulos (en los que se indica la fecha) que son hechos del pasado.

Respecto a los personajes, qué decir. Rachel es una joven muy válida, con gran inteligencia. Su actitud inquieta y de superviviente le sirve para tener el coraje de enfrentarse a enigmas que conducen a zonas peligrosas, por decirlo de alguna manera. Andrew, su amigo informático, representa el amigo ideal, ese que no nos deja cuando estamos en nuestro peor momento. Nick, por su parte, está muy bien trabajado. Su presencia descoloca a Rachel, ya que se separaron hace años por motivos familiares, pero la amistad que les unía vuelve a relucir... o eso parece. Albion es todo un misterio. Aparece de la manera más sencilla, y acaba introduciéndose en la vida de Rachel de manera que, en ella, encaja a la perfección. También tenemos personajes secundarios, que no voy a mencionar para evitar enrollarme demasiado. Solo he de decir que los personajes son uno de los elementos fundamentales de la historia, y los que protagonizan La llave de Blake me han parecido muy bien trazados y verosímiles. Y... no puedo pasar de este punto sin mencionar mi sorpresa y agrado al ver quién fue William Blake:
William Blake (1757-1827, Londres)

El final fue de lo más apasionante. Lleno de acción y manteniendo el misterio hasta la última página. Sandra es capaz de hacerte llorar y después darte el mayor alegrón (o viceversa... ejem, ejem...). Me sorprendió descubrir qué era la llave y... bueno, lo dejo ahí que no quiero entrar en spoilers. Añadir que el final me pareció muy satisfactorio y muy digno tras una historia que te deja sin aliento.

Resumiendo... ¡leedlo! Es más que una historia protagonizada por una joven, es una historia de superación, de aprendizaje... Todos los códigos, todas las pistas, están muy bien ideadas. No hay nada que quede "por hacer" ni "en el aire". Todas las piezas encajan. Antes de empezar a leerlo, me propuse buscar en Internet todo aquello que me llamase la atención. 
¡Y aprendí un montón de cosas! Por esto, estaré eternamente agradecida a Sandra por haber despertado en mí el interés por las artes (me encantó descubrir que Blake existió; el método artístico de la anamorfosis...). La llave de Blake tiene como base principal el arte, en todas sus expresiones (pintura, escultura, escritura...) y ha sido maravilloso descubrir los secretos que hay detrás.
Este cuadro, titulado El viejo pescador, a simple vista es un anciano con un mar de fondo... Pues es algo más que eso. De verdad, cuando lo leáis, buscad todo aquello que os llame la atención. Os sorprenderéis de todo lo que desconocemos o no reparamos.
Os deseo un feliz domingo.

sábado, 9 de mayo de 2020

Reseña: El Señor de los Ladrones

¡Muy buenas! ¿Cómo os va? Espero que bien. Hoy vengo con una nueva reseña de un libro que (me acabo de enterar como quien dice) fue adaptada a la gran pantalla (en 2006):
Título: El Señor de los Ladrones
Autora: Cornelia Funke
Editorial: Destino
Encuadernación: tapa dura
Páginas: 403
Argumento: Huyendo de su tía, que intenta separarlos, Próspero y Bonifacio llegan hasta la maravillosa Venecia. Allí encuentran cobijo en una pandilla juvenil liderada por un misterioso cabecilla apodado Señor de los Ladrones.
La unidad de la banda parece romperse cuando un enigmático encargo lleva los niños a una isla de la laguna que alberga un misterio que lo cambia todo... 


La verdad es que, con todas las lecturas pendientes que tengo, no sé cómo me puse con este. No es que sea una mala lectura ni nada por el estilo; de hecho, Cornelia Funke es una de las grandes creativas contemporáneas, pero la historia... no empatizo mucho que digamos. Cuenta con 55 capítulos, más o menos largos, y al final del libro encontramos dos tipos de contenido: un glosario, en el que se traducen palabras italianas o se definen; y un mapa (al que no le saqué mucho provecho...).

Los personajes principales forman parte de una banda (no tienen más de doce años). Son: Mosca, de piel negra; Riccio, que le faltan dientes; Avispa, la chica del grupo; Próspero y Bonifacio, de doce y cinco años respectivamente, que se unieron gracias a que Avispa les vio por la calle. Esta banda está liderada por el Señor de los Ladrones, que se llama Escipión (que tiene 16 años). Éste se encarga de robar objetos valiosos, para que los adolescentes los vendan y, con ese dinero, comprar comida. Viven en un cine abandonado que "encontró" Escipión. También, como cabe esperar, hay personajes adultos: Víctor Getz, detective, dueño de dos tortugas (una de ellas, la hembra, resfriada), que recibe el encargo de encontrar a Próspero y a Bo. También tenemos a Ida Spavento, una mujer que vive de la fotografía y que será de gran ayuda para desvelar el gran misterio de la historia. Como no podía ser de otra manera, también encontramos al "típico" hombre de negocios, gordo, con barba roja (teñida, ejem ejem). Ninguno de los personajes me ha llamado la atención especialmente, si bien he de reconocer que están muy bien trabajados y resultan muy simpáticos.

El final me sorprendió, aún no sé si para bien o si para mal. Yo soy muy amiga de los finales cerrados, y de ahí que el 50% de mi sensación al terminarlo fue positiva. El otro 50%, más que una impresión negativa, diría que fue chocante. Está claro que la autora pretendía que la lectura de este libro no fuera indiferente (y lo ha conseguido, en mi opinión). No estoy 100% segura de que lo que pasa sea éticamente correcto. Pero es un libro de aventuras y algo de magia, así que, ¿qué menos podía pasar?

Resumiendo, si estás buscando un libro de aventuras, con toques de humor, original, creo que El Señor de los Ladrones puede ser una buena opción. Lo que me llamó la atención también de esta historia es que se ambienta en la actualidad y... no sé, tal vez sea percepción mía, pero me parecía que la historia se desarrollaba como tarde en el siglo XX (más que nada porque eso de que unos huérfanos campen por las calles no me parece muy de siglo XXI, ¿o estoy equivocada?). Otro de los defectos que destaco es que me pareció predecible, por lo que, aunque se lee de manera rápida, pero no te llegas a sorprender realmente hasta que llegas al final.
Os deseo un feliz sábado.
#YoMeQuedoEnCasa
#LoEstamosConsiguiendo