domingo, 17 de mayo de 2020

Reseña: La llave de Blake

¡Hola, queridos surcadores de letras! ¿Cómo estáis? Espero que bien. ¿Y vuestras lecturas? Hoy vengo con la reseña de un libro que, puedo asegurar, me enamoró (y no suelo decir esto, así que ya os podéis hacer una idea de qué gran libro os voy a hablar):
Título: La llave de Blake
Autora: Sandra Andrés Belenguer
Editorial: Editorial del Nuevo Extremo
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Páginas: 444
Argumento: '12 de agosto de 1827, Londres. Un cuadro. Una obra de arte cuyo creador se obstina en concluir frenéticamente en la penumbra de su habitación. De repente, algo se mueve en las sombras. Una intensa oscuridad lo invade todo. Aquella sería la última creación de William Blake.'
El profesor Peter White, antes querido y admirado por todos, vive encerrado en su despacho. Su hija Rachel es la única que sufre por su actitud cada vez más extraña. Rachel es una joven dotada de inteligencia excepcional, fascinada por el mundo del arte y de lo oculto. Desde pequeña, sus padres le enseñaron a buscar y descifrar los pequeños mensajes ocultos en grandes obras de arte. Junto a su amigo Andrew tiene un programa de radio en internet, en el que recogen y analizan testimonios paranormales y experiencias del más allá. Durante una de estas sesiones, Rachel recibe un mensaje que le hiela la sangre: "La boca se está abriendo. Encuentra la llave". Esa misma noche, su padre muere en extrañas circunstancias.
Desde ese momento, Rachel deberá averiguar en qué estaba metido su padre, poniendo en práctica todo lo aprendido desde la infancia para descifrar una serie de endiabladas pistas. Todas parecen girar en torno al enigmático pintor William Blake y sus profecías sobre el ángel caído. Pero Rachel no estará sola en esta frenética búsqueda. La acompañarán Nick, un antiguo y leal amigo, y el misterioso Albion, por quien se siente irremediablemente atraída desde que irrumpe en su vida.

Recuerdo perfectamente cuando compré este libro. En aquel momento, era una ingenua; no pensaba hasta qué punto La llave de Blake me atraparía y acapararía toda mi atención. Leer este libro no solo me ha entretenido; sino que ha hecho viajar a Londres, a Budapest, a Italia... sin salir de casa. Las expresiones tan correctas y precisas de la autora son fabulosas. Ha sabido transmitir la incertidumbre y el miedo que los personajes sentían (también las alegrías, por supuesto). Consta de prólogo, 56 capítulos y epílogo. La historia principal se ambienta en la actualidad, si bien hay ciertos capítulos (en los que se indica la fecha) que son hechos del pasado.

Respecto a los personajes, qué decir. Rachel es una joven muy válida, con gran inteligencia. Su actitud inquieta y de superviviente le sirve para tener el coraje de enfrentarse a enigmas que conducen a zonas peligrosas, por decirlo de alguna manera. Andrew, su amigo informático, representa el amigo ideal, ese que no nos deja cuando estamos en nuestro peor momento. Nick, por su parte, está muy bien trabajado. Su presencia descoloca a Rachel, ya que se separaron hace años por motivos familiares, pero la amistad que les unía vuelve a relucir... o eso parece. Albion es todo un misterio. Aparece de la manera más sencilla, y acaba introduciéndose en la vida de Rachel de manera que, en ella, encaja a la perfección. También tenemos personajes secundarios, que no voy a mencionar para evitar enrollarme demasiado. Solo he de decir que los personajes son uno de los elementos fundamentales de la historia, y los que protagonizan La llave de Blake me han parecido muy bien trazados y verosímiles. Y... no puedo pasar de este punto sin mencionar mi sorpresa y agrado al ver quién fue William Blake:
William Blake (1757-1827, Londres)

El final fue de lo más apasionante. Lleno de acción y manteniendo el misterio hasta la última página. Sandra es capaz de hacerte llorar y después darte el mayor alegrón (o viceversa... ejem, ejem...). Me sorprendió descubrir qué era la llave y... bueno, lo dejo ahí que no quiero entrar en spoilers. Añadir que el final me pareció muy satisfactorio y muy digno tras una historia que te deja sin aliento.

Resumiendo... ¡leedlo! Es más que una historia protagonizada por una joven, es una historia de superación, de aprendizaje... Todos los códigos, todas las pistas, están muy bien ideadas. No hay nada que quede "por hacer" ni "en el aire". Todas las piezas encajan. Antes de empezar a leerlo, me propuse buscar en Internet todo aquello que me llamase la atención. 
¡Y aprendí un montón de cosas! Por esto, estaré eternamente agradecida a Sandra por haber despertado en mí el interés por las artes (me encantó descubrir que Blake existió; el método artístico de la anamorfosis...). La llave de Blake tiene como base principal el arte, en todas sus expresiones (pintura, escultura, escritura...) y ha sido maravilloso descubrir los secretos que hay detrás.
Este cuadro, titulado El viejo pescador, a simple vista es un anciano con un mar de fondo... Pues es algo más que eso. De verdad, cuando lo leáis, buscad todo aquello que os llame la atención. Os sorprenderéis de todo lo que desconocemos o no reparamos.
Os deseo un feliz domingo.

1 comentario:

  1. Hola!!
    La verdad que no conocía el libro pero con tu reseña me dejaste con muchas ganas de leerlo!!!
    Me gusta muchísimo el arte y se que este libro lo voy a amar 💜
    Mil gracias por la reseña!!
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar