viernes, 5 de junio de 2015

Reseña: Todas las chicas se llaman clara

¡Buenos días, queridos surcadores de letras! Siento mucho no conectarme más veces. Estoy muy liada. En cuanto termine esta racha que estoy pasando, ya veréis... El caso es que vengo a reseñaros el libro...
Título: Todas las chicas se llaman Clara
Autor: Jordi Sierra i Fabra
Editorial: Destino
Encuadernación: tapa blanda con solapas 
PVP: 11'95
Páginas: 189
Argumento: Todo empieza con una ruptura. Clara deja a Víctor y él se siente perdido, desmotivado, tocado y hundido. Nada le sale bien, ni siquiera cuando está con los amigos. Pero llega la remontada en forma de una sucesión de chicas (¿todas se llaman Clara?) que sacuden la vida del muchacho...



A parte del argumento, que parece que tiene un algo que atrae a leerlo, me encanta el diseño. La portada es tan colorida, con ese Cupido arriba, los dos pájaros, las mariposas... Sin lugar a dudas, si uno no conoce el libro por ninguna referencia (ni que sigues al autor ni a través de reseñas), está claro que ese alguien se sentirá atraído en cuanto sus ojos dieran con la portada. Aunque la contraportada tampoco se queda corta de lo bonita que es. Respecto al autor, Jordi, decir que se nota que lo ha escrito con gusto. El primer diálogo en la primera página se nota totalmente que es Jordi. Su estilo es inconfundible. La historia está narrada de forma autobriográfica, a través de los ojos de Víctor. El título lo menciona él dentro de la historia.

Los personajes... Hay un Víctor y muchas Claras jaja... En serio: Víctor, Clara (la que rompe con él), Nacho y Javi (amigos de Víctor) tienen 17 años. No son ni treceañeros ni quinceañeros. Víctor tiene una familia compuesta por: Carlos (padre), Mercedes (madre), Concha (hermana mayor) y Estefanía (hermana pequeña). Cuando su Clara rompe con él, ni siquiera se siente bien en casa. Sus hermanas tienen novio (sí, incluso la empollona de Estefanía), sus padres le prohíben divertirse con sus amigos... De todas formas, Víctor empieza a madurar, y se da cuenta que la vida fiestera de sus colegas le empieza a dejar de ir. Siente que sus dos colegas se le quedan cortos. ¿Por qué estar siempre dando vueltas, queriendo emborracharse? Víctor perdió un año de instituto porque tuvo un accidente. No se revela gran cosa a lo largo de la historia, pero está relacionado con las drogas, ya que Víctor, siempre que le ofrecen, lo rechaza rotundamente y empieza una serie de reflexiones que un joven al que le va todo bien no llegaría. Es más, en todas las ocasiones en las que Víctor recapacita que las drogas y el alcohol son perjudiciales, han pasado de él. Es un chico incomprendido. Y se derrumba cuando sus colegas le cuentan que su Clara sale con Jonás, un chico mayor. Un día recibe una llamada de una tal Clara, confundiéndole con un tal Paco e invitándole a una fiesta de una tal Yolanda. Víctor le dice que no es ese tal Paco y que, para demostrárselo, acudirá a la fiesta. Cuando logra dar con las señas, se acerca a una chica (que resulta ser la tal Yolanda) y le pregunta por una Clara. Para sorpresa de Víctor, ella le pregunta: ¿cuál, hay tres Claras? Y ahí no queda la cosa, ya que la Clara que le llamó le juega una mala pasada y se encuentra en el hospital. Su enfermera es muy atractiva, pero lo que le deja pasmado es su nombre: Clara. Y no os he contado su panorama estudiantil: sus profesores de matemáticas y lengua se la tienen jurada. Teme que le queden ambas asignaturas para el verano. Lo que no sabe Víctor es que la vida no está dirigida por nosotros, y que el destino tiene preparada un montón de coincidencias y encontronazos. 

El final me encantó. Es satisfactorio. Jordi siempre consigue que acabemos de leer sus libros con una sonrisa en el rostro. Es curioso que enredo tras enredo, Víctor alcance el equilibrio. Y es que nosotros pertenecemos a una partida, cuyos dados no los jugamos nosotros.

Resumiendo, es un libro divertido, ligero, desenfadado, perfecto para pasar un buen rato. Es un libro que te carga de positividad y esperanza. Te será imposible reprimir alguna que otra carcajada por las torpezas de Víctor. También te pondrás más de una vez la mano en la cabeza y pensando: "Esto solo le podía ocurrir a Víctor". Y es que, después de la mala racha, viene la buena. En serio, si todavía no lo habéis leído, os lo recomiendo. 
Os deseo un feliz viernes.

3 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me ha encantado tu reseña, la verdad es que yo y este autor tenemos una relación complicada jajajajaj, hay libros que me gustan mucho y otros que nada, pero no descarto que lo lea en un futuro!
    Me quedo por aquí, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Yo creo que este te puede gustar. Es ligero, entretenido y divertido. Ya nos contarás!
      Gracias!! Saludos!

      Eliminar