martes, 3 de septiembre de 2019

Reseña: Hijos de Sangre y Hueso

¡Muy buenas a todos! ¿Cómo estáis? ¿Y vuestras lecturas? Antes de entrar a la reseña, me gustaría comentar brevemente que leí este libro en un momento en que estaba un poco atascada en las lecturas, es decir, no encontraba ninguno que me "motivase" a leer. Y estaba muy preocupada, porque en realidad me encanta leer, siempre estoy con un libro en la mano, pero en esa época no me apetecía ninguno. Tenía Hijos de Sangre y Hueso desde septiembre del año pasado si no recuerdo mal, y lo tenía "aparcado" adrede, ya que tengo entendido que es una saga, y no quería leerlo hasta que publicasen al menos el segundo libro. Pero, aquel día, lo cogí de mi estantería y releí el argumento y le eché un vistazo entre páginas. Y la verdad es que no pude resistirme a leerlo. Me dio igual todo. Y, siendo sincera, era la lectura que necesitaba. En fin, no quiero enrollarme antes de la reseña, así que allá vamos:
Título: Hijos de Sangre y Hueso
Autora: Tomi Adeyemi
Editorial: RBA Molino
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Páginas: 621
Argumento: Zélie Adebola recuerda cuando la tierra de Orïsha desprendía magia. Pero todo cambió la noche en que esta desapareció. Por orden del rey, todos los maji fueron perseguidos y aniquilados.
Ahora, Zélie tiene la oportunidad de devolver la magia a su gente. Para ello deberá ser más rápida y astuta que el príncipe heredero del trono, que está dispuesto a todo con tal de erradicar la magia para siempre.
El peligro acecha en Orïsha, donde los leopardarios de nieve, entre otras criaturas, campan a sus anchas y los espíritus vengativos esperan escondidos bajo el agua. Sin embargo, el mayor peligro puede ser la propia Zélie en su lucha por controlar sus poderes.

A algunos les parece una historia poco original, y tal vez tengan razón. Pero la historia, tremendamente emocionante, me enganchó desde el primer momento, la protagonista es increíble y admirable, las descripciones son muy acertadas (si bien algo complejas en unas pocas ocasiones). Como se viene dando cada vez más en los libros, la narración está contada desde distintos puntos de vista (si bien Zélie es la que más capítulos abarca, por supuesto).

Los personajes están muy bien trabajados. La autora ha logrado transmitir ese resquemor o dolor que sienten los personajes por la situación tan injusta. En primer lugar, tenemos a la nueva heroína de los libros juveniles: Zélie (que, por la descripción física, es la de la portada). Ella es una maji (éstos son los que tienen el pelo blanco y saben hacer magia, cada uno tiene su especialidad, por ejemplo unos controlan el fuego, otros las enfermedades...), y lo es por herencia de su madre, a la que mataron y lo presenció siendo tan solo una niña. Su padre no lo es, y su hermano Tzain tampoco. Tzain es el hermano mayor de Zélie, y es el típico caballero (me refiero a su manera de ser) que está siempre que se le necesita. Sus vidas se "complican" cuando aparece en sus vidas Amari, la hija del rey Saran, el que aniquiló la magia. Por suerte, su hija, Amari, no está de acuerdo con los métodos de su padre y "roba" un pergamino que les devuelve la esperanza a todos los maji. Para traer de nuevo la magia, Zélie, Tzain y Amari se embarcarán en una aventura muy ardua, y les pisarán los talones Inan, el hermano de Amari. Si bien, como dicen, no es oro todo lo que reluce, y pronto los sentimientos buenos y malos chocarán y provocarán cambios en los protagonistas.

El final me impactó mucho. De hecho, lo releí varias veces. Y estuve una semana entera (que se dice pronto) hablando casi solamente de este libro. He percibido claramente lo que quería la autora transmitir (en base a sus comentarios al final del libro). 

Resumiendo, que lo recomiendo sin lugar a dudas. Es un libro donde encontraréis de todo: aventuras, magia, rebelión, venganza, injusticias... Y os enamoraréis de Zélie, todo hay que decirlo jajaja Ella se ríe de las otras heroínas que todos conocemos y que no pienso mencionar... porque lo que pasa esta chica, no lo pasa ninguna otra. Pocas veces he sentido tanta admiración por un personaje... ¿me tengo que preocupar? Jajajaja En serio, si no tenéis muy claro qué leer, os recomiendo Hijos de Sangre y Hueso porque Tomi Adeyemi se lo ha currado bastante, y se nota. ¡Hay muchos momentos emocionantes! Y los romances también me convencen, no porque sean idílicos, sino precisamente porque son difíciles. 
Os deseo un feliz martes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario