martes, 7 de abril de 2015

Crónica de entrega de premios de Círculo Rojo

¡Muy buenas tardes, queridos surcadores de letras! ¿Cómo van vuestras lecturas? Hoy vengo para comentaros la celebración que se llevó a cabo gracias a la editorial Círculo Rojo. Podéis verlo aquí:


En ese evento, acudieron muchos invitados para presenciar la entrega de premios a escritores de la editorial. Acudieron celebridades como el actor Carlos Santos (7 vidas, Los hombres de Paco, Frágiles, entre otros muchos). También estuvo presente el Presidente del Gremio de Libreros de Almería, Manuel García. Y, cómo no, acudió y dio un discurso el director de la editorial, Alberto Cerezuela, que no solo proporciona los medios para maquetar un libro, sino que es algo más. Forma parte de la ilusión de mucha gente, que apuesta por Círculo Rojo y engrandecerla participando con ella. Uno de los premiados fue el autor de El entrenamiento del fútbol ofensivo, Francisco Javier Lavandeira. La chica que sonreía con los ojos de Antonio Fernández Ortiz, también fue premiado. En su discurso de agradecimiento, dijo una cosa muy bonita, y cito textualmente: “Los que nos dedicamos a escribir tenemos una gran responsabilidad. Debemos soñar despiertos, tratando que los lectores también lo hagan a través de nuestras obras”. Y es que no sólo se satisfacen al ver maquetar un libro, su obra, sino saber que hay lectores que se emocionan y viven la novela no sólo con los cinco sentidos. Antonio de Miguel, el autor de R, estuvo fantástico y otros tantos que aportaron sus alegrías, su entusiasmo, su gratitud, en resumen, su felicidad.

La sala era enorme y estaba totalmente llena. Nadie en su sano juicio querría perderse ese acontecimiento tan especial. Porque no es otra cosa que reconocer el esfuerzo y trabajo que han hecho los premiados. Y es que lo mejor la literatura es que unen a las personas. No es solamente estar viendo cómo hay que maquetar un libro. Un libro es algo más. Es la única arma pacífica capaz de cualquier cosa. ¿Qué hubiera sido de ti, de mí, de todos nosotros, de no ser por Séneca, Heródoto y todos aquellos que decidieron plasmar sus escritos? ¿Qué sería de nosotros sin las letras?

Para concluir, solo decir que enhorabuena a todos los autores que ganaron el premio. Y también, enhorabuena a todos aquellos que logran emocionarnos a nosotros, a los lectores, y llevarnos lejos, muy lejos, a través de la imaginación. Porque, como decía George W. Curtis: “La imaginación sirve para viajar y cuesta menos”. Y tenía mucha razón.

Os deseo un feliz martes.

2 comentarios:

  1. Hola^^
    Por lo que veo no estuvo nada mal la entrega de premios, me alegro >_<
    besos!

    ResponderEliminar